El Mercado Global
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Elige un buen dentista

shutterstock_1911663058(FILEminimizer)

Cuando queremos cuidarnos los dientes y queremos tener una bonita sonrisa además de comprobar si sufrimos algún tipo de daño o enfermedad dentro de la boca siempre buscamos una buena clínica dentista.

¿Y esto por qué es así? Pues básicamente porque somos conscientes de que no podemos dejar la salud bucal a cualquier persona ni permitir que cualquiera nos toque la boca y tampoco debemos de permitir esto.

Siempre es aconsejable que, antes de que acudamos a una clínica dental, nos asesoremos, veamos valoraciones, hablemos por teléfono y que pidamos una primera cita para ver el tipo de trato que nos dan y a los demás clientes con el fin de estar seguros de que nos atenderán de una forma correcta.

Acerca del blanqueamiento dental

¿Qué se entiende por blanqueamiento dental? Entendemos que se refiere a un tratamiento dentro del campo de la odontología estética cuyo objetivo es eliminar las manchas de las piezas dentales y hacer que la dentición adquiera tonalidad que sea blanca y brillante.

A día de hoy está muy a la moda el realizar blanqueamientos dentales y es un procedimiento que comienza a ser muy demandado.

Lo que resulta vital a la hora de realizar blanqueamientos dentales es que el dentista que lo lleve a cabo esté totalmente capacitado para manejar los agentes blanqueadores siguiendo un protocolo establecido de forma adecuada de diagnóstico, así como que planifique el procedimiento y el mantenimiento de los resultados.

El profesional debe de conocer las indicaciones y las contraindicaciones de las técnicas que se llevan a cabo para proceder al blanqueamiento dental con el fin de transmitir una seguridad y una tranquilidad al paciente.

Por otra parte la gente que quiera someterse a este tipo de tratamientos tiene que tener en cuenta que se trata de un proceso médico que se tiene que realiza exclusivamente bajo la supervisión de un dentista.

Blanqueamientos dentales tipos:

Como sabrás existen distintos tipos de blanqueamientos dentales y en este post te vamos a explicar cada uno de ellos:

  • Blanqueamiento dental en consulta de dentista: La realiza la clínica dental por medio de la aplicación de un agente blanqueador hecho con peróxido de hidrógeno al 35% y se puede activar por medio de una fuente de luz. Hay que realizar con anterioridad una profilaxis de forma correcta y revisar que la cavidad bucal esté sana. Resulta eficaz este método debido a que se maneja una concentración del componente que blanquea con supervisión de un dentista.
  • Blanqueamiento ambulatorio con la supervisión del dentista: Aquí la concentración del perióxido de carbamina es de un 10% y se realiza en la casa del paciente por medio de unas indicaciones que nos indica el dentista. Aquí también resulta necesario llevar a cabo un tratamiento de profilaxis además de revisar que la boca del paciente esté sana.

Asesoramiento de la clínica dental

Cuando vayamos a una clínica odontológica lo primero que tenemos que tener en cuenta es que nos de un asesoramiento en todo momento sea cual sea el tratamiento que nos vayamos a realizar.

Tanto si tenemos que realizar una ortodoncia o nos queremos blanquear los dientes o queremos corregir las piezas dentales es necesario que el facultativo nos explique cada proceso y en caso de que tenga riesgos que nos lo haga saber.

Esto resulta necesario ya que de esta manera podremos tener la seguridad de que en todo momento actuarán de forma correcta y nos garantizarán un buen servicio.

En Clínica dental mesiodens puedes buscar información acerca de cualquier tratamiento que estés pensando en hacerte y ver todas las características de los mismos.

La salud bucodental es importante

Es importante que tengamos una buena salud bucodental y que siempre nos cepillemos de una forma correcta nuestras piezas dentales sin olvidarnos de las encías.

Debemos de cuidarnos, tener una alimentación sana y procurar no tomar alimentos que puedan producir acidez en la boca y que, en caso de que sea así, ingerir rápidamente agua.

El cepillado tras cada comida es esencial porque así evitaremos que las piezas dentales se deterioren y evitaremos realizar muchas visitas a nuestro dentista.

El cepillo de dientes es conveniente cambiarlo cada dos o tres meses ya que haciendo ésto evitaremos que las bacterias que queden en él pasen a nuestra boca ocasionándonos cualquier tipo de problema.

Recuerda siempre limpiar tus dientes, hacer uso de la seda dental, utilizar un enjuague bucal que no contenga alcohol y visitar a tu dentista al menos cada seis meses para corroborar que todo está en perfecto estado y que no padezcas de ninguna enfermedad.