La elección de la ropa de trabajo es una facultad del empresario

La elección de la ropa de trabajo es una facultad del empresario

La elección de la ropa de trabajo considerada como equipo de protección es una facultad del empresario en este país, si bien la ley no regula expresamente la manera en que los empleados han de ir vestidos al trabajo, pero sí que permite establecer códigos de vestimenta como parte de las políticas internas de la empresa.

Pero la imposición del vestuario de la empresa tiene unos límites y no pueden vulnerar los derechos del trabajador, y reconocidos en la Constitución, como el derecho a la propia imagen, al libre desarrollo de la personalidad y a la no discriminación por razón de sexo o religión. Así pues, no se pueden obligar a una mujer a llevar tacones o a maquillarse, ya que esto que atenta contra el derecho a la propia imagen. A pesar de esto, la justicia española ha determinado que la empres puede imponer el uso de una manera de vestir siempre que esté basado en argumentos objetivos.

El uniforme de trabajo es una pieza fundamental que sirve como elemento diferenciador y también de protección. Por eso conviene cuidarlos adecuadamente y delegar el trabajo de limpieza de los mismos en empresas especializadas y de confianza. En este sentido destaca Clat Gestión de Ropa Laboral, donde ofrecen un servicio de lavandería industrial y renting textil para distintos sectores como fabricantes y distribuidores de la industria alimentaria, empresas que elaboran envases y packaging, hortofrutícolas, farmacéuticas, químicas, laboratorios, empresas de gestión de residuos, etc. Su amplia experiencia en el sector les permite ofrecer un servicio de la máxima calidad y resultados garantizados.

Normativa referente a los uniformes de trabajo en España

EN ISO 13688:2013. Ropa de protección. Requisitos generales

La ropa de protección sustituye o cubre la ropa personal y está diseñada para proporcionar protección contra uno o más peligros. Esta norma regula los requisitos generales de inocuidad, ergonomía, envejecimiento, designación de tallas, marcado e información que debe suministrar el fabricante.

EN ISO 20471:2013. Ropa de señalización de alta visibilidad.

La ropa de alta visibilidad tiene el objetivo de hacer visible la presencia del usuario ante la mirada de los operarios de vehículos u otros equipos mecanizados bajo cualquier condición de luz diurna o bajo la iluminación de los faros de un vehículo en la oscuridad. El uso de una prenda de alta visibilidad no garantiza que el usuario será visible en todas las condiciones.

La ropa de alta visibilidad se agrupa en tres clases dependiendo de las superficies mínimas de material visible:

Clase 1: Las superficies mínimas (en m2) exigidas para el material visible son 0,14 de material de fondo, 0,10 de retrorreflectante y 0,20 de combinado. Se usan en actividades que permitan al usuario ser visto completamente y sin duda por los vehículos que se aproximan. Debe haber una separación suficiente entre el trabajador y el tráfico y éste no debe circular a velocidades superiores a 40 Km/h.

Clase 2: Las superficies mínimas (en m2) exigidas para el material visible son 0,50 de material de fondo y un 0,13 de retrorreflectante. Su uso se aplica en situaciones donde es necesaria una mayor visibilidad en condiciones de mal tiempo o en situaciones donde los trabajadores realizan tareas que distraen su atención del tráfico que se aproxima o les sitúa muy cerca del tráfico en que los vehículos circulan a velocidades superiores a 40 Km/h.

Clase 3: Las superficies mínimas (en m2) exigidas para el material visible son 0,80 de material fluorescente y un 0,20 retrorreflectante. Se utilizan por personal expuestos a gran peligro y que realizan tareas de alta carga de trabajo y en situaciones de malas condiciones climáticas y tráfico a velocidades superiores a 80 Km/h.

EN ISO 343:2004. Ropa de protección contra las intemperies

La norma EN 343 se aplica a materiales y costuras de las ropas de protección contra la influencia de ambientes caracterizados por la posible combinación de la lluvia, niebla, nieve y humedad del suelo. La Norma EN 343 contempla dos niveles, ambos con valores de 1 a 3, la eficacia es mayor cuanto mayor son los dos valores: resistencia al vapor de agua y resistencia a la penetración de agua.

EN ISO 11612:2010. Ropa de protección contra el calor y la llama

Todo el vestuario diseñado y fabricado conforme a la norma UNE-EN ISO 11612 es de categoría II excepto el diseñado y fabricado para permitir la intervención en ambientes calurosos de efectos comparables a los de una temperatura del ambiente o superior a 100º C que será de categoría III, con o sin radiación de infrarrojos, llamas o grandes proyecciones de materiales en fusión.

Todas las prendas que cumplan con la EN ISO 11612:2008 deben ser marcadas con los códigos A1 y/o A2 (comportamiento a la propagación de la llama) y al menos con un código más B, C, D, E o F (tipos de calor) seguidos por un número indicando el nivel de prestación alcanzado.

Código A: Comportamiento a la propagación de la llama

  1. Código B: Resistencia al calor convectivo
  2. Código C: Resistencia al calor radiante
  3. Código D: Resistencia a salpicaduras de aluminio fundido
  4. Código E: Resistencia a salpicaduras de hierro fundido
  5. Código F: Resistencia al calor por contacto

EN ISO 1149-5: 2008. Ropas de protección, propiedades electroestáticas.

La presente norma europea especifica las exigencias electroestáticas y los métodos de pruebas para las prendas de vestir de protección que disipan la electricidad estática para evitar las chispas que pueden causar un incendio. Las exigencias no son suficientes en las atmósferas inflamables enriquecidas en oxígeno.

EN ISO 11611: 2007. Ropa de protección utilizada durante el soldeo y afines

Esta norma establece los requisitos esenciales de seguridad mínimos y métodos de ensayo para la ropa de protección que se debe llevar durante el soldeo y procesos afines con riesgos comparables.

Este tipo de ropa de protección está destinado a proteger al usuario contra salpicaduras (pequeñas gotas de metal fundido), contacto de corta duración con una llama, calor radiante procedente del arco, y minimiza la posibilidad de choque eléctrico breve por contacto accidental con conductores con corriente eléctrica a tensiones de hasta aproximadamente 100 V d.c. en condiciones de soldeo normales.

Agrupa dos tipos de clases, que son las siguientes:

Clase 1: corresponde a la protección contra técnicas de soldadura y situaciones menos peligrosas, causando menores niveles de salpicaduras y calor radiante.

Clase 2: corresponde a la protección contra técnicas de soldadura y situaciones más peligrosas, causando mayores niveles de salpicaduras y calor radiante.

Deja una respuesta