El plástico y la naturaleza, una relación complicada

El plástico y la naturaleza, una relación complicada

Una de las grandes preocupaciones, tanto en España como en el resto de Europa es el tema del plástico y la naturaleza. Los políticos, especialmente en la Unión Europea parece que finalmente se han dado cuenta de lo perjudicial que puede llegar a ser el plástico en la naturaleza. Bioplasticos Genil, una empresa experta que se dedica de forma especial a realizar bolsas de plástico para multitud de farmacias, aseguran que ellos desde el primer momento han intentado aunar el resto a la ecología con sus productos y crees que las medidas que se están tomando en general son necesarias.

Conociendo más sobre el plástico

Debemos saber que el plástico es de los materiales que preocupan más de cara al medio ambiente mundial. Actualmente han ido sumándose nuevas empresas que se han encargado de ir fabricando bolas de plástico biodegradables, las cuáles son más adecuadas para nuestro planeta.

Hay que apostar por materiales que sean biodegradables. Cuentan con muchas ventajas al fabricarse con materiales naturales y no generan residuos. Todo estos datos ya hacen que sea necesario tenerlos en cuenta.

Merece la pena saber que una bolsa de plástico que no sea biodegradable tardar 150 años en degradarse. Todo ello hace que podamos hacernos a la idea de nocivo que es para el medio ambiente el tirar esta clase de materiales. El reciclaje y apostar por materiales que sean biodegradables es básico. Cada vez hay que colaborar más en ese sentido.

Un trabajo de todos

Nadie está exento de un trabajo de tanta importancia para nuestro planeta como es el cuidado del medio ambiente. Podeos decir que es muy positio que haya empresas compitiendo por la protección del medio ambiente.

Hablamos de una necesaria concienciación para tener un mundo más sano y mejor en todos los sentidos.

Las bolas de plástico y la educación en el medio ambiente.

Los estudios realizados dicen que usamos unos 500.000 millones de bolsas de plástico, donde se estima que en los últimos diez años la fabricación de plástico fue más alta que en todo el siglo XX. Hablamos de que el 10% de los residuos que son generados en nuestro planeta son de origen plástico. Todo ello provocó que la Unión Europea persiguiera una bajada del consumo de bolas de plástico de carácter biodegradable.

Para evitar que cerraran muchas empresas por la nueva directiva europea en este sentido, bastante de ellas se han ido reinventando. Lo mejor en este sentido, como nos comentan desde  Bioplásticos Genil, es que te suceda como a ellos, donde su clientela supo que ellos reaccionarían.

Este tipo de actuaciones son las que hacen que las empresas puedan ocupar posiciones de liderazgo, máxime en un sector como el de las bolsas de plástico, que tanto volumen de pedidos tiene

Para que se reduzca el impacto en el medio ambiente de los residuos y envases de plástico, tanto el Consejo Europeo como el parlamento, aprobaron 1994 una Directiva donde estaba incluida la definición de las bolsas de plástico como envases.

Las bolsas fabricadas en plástico son las que más se consumen en la Unión Europea, por ser muy ligeras, lo que ha hecho que tarden poco en convertirse en residuos urbanos y dispersarse rápidamente.

Llevan ya una serie de años los ecologistas con la intención de que se abra un debate a nivel internacional respecto a esto. Lo que se quiere poner encima de la mesa es que la situación que padecen los océanos y los mares en el planeta Tierra.

La administración, concretamente el Ministerio de agricultura y pesca, alimentación y medio ambiente, lo que ha hecho es promulgar el Real Decreto 293/2018, sobre reducción del consumo de bolsas de plástico, donde se creó el Registro de Productores, que ha prohibido desde julio del año pasado que se entregaran gratuitamente las bolsas de plástico ligeras a los clientes, en todos los puntos de venta.

Estamos ante una decisión que consideramos acertada, aunque como es normal, los consumidores tardaron en entenderla. Al final el tiempo ha sido eficaz y ya todo el mundo entiende que no se den este tipo de bolsas de plástico.

Podríamos asemejar estas dudas a las que se producían cuando se dejó de dejar de fumar en los bares y discotecas. Se pensaba que se iba a acabar el mundo y al final ha sido una de las mejores medidas que se han tomado y que prácticamente todo el mundo

La guerra contra el plástico va a continuar y es que la mejor recompensa que podemos tener es contar con un medio ambiente realmente limpio ¿no?

Deja un comentario