En el mercado actual hay miles de coches de radiocontrol, pero una buena parte de ellos terminan descansado en los cajones a los escasos días de ser regalados. Aunque son una opción atractiva, es necesario hacer un análisis de lo que queremos antes de adquirirlos.

¿Dónde jugará el niño?

Un aspecto de gran importancia, pues si te fijas en la publicidad de dichos juguetes, muchos piensan en la rapidez, pero al final solo se van a usar si cerca de su domicilio el niño tiene una zona donde jugar que sea plana y con la debida extensión.

En casa o en la terraza, es muy complicado jugar con los coches de gran rapidez porque precisan de gran espacio libre. Por ello puede frustrar mucho si se juega con ellos en espacios pequeños y donde haya obstáculos.

Si se quiere jugar dentro de casa hay vehículos que son más “tranquilos”, con los que los niños jugarán bastante y sacarán un gran provecho.

Batería o pilas

En el caso de que hablemos de coches eléctricos, los vehículos de RC que tienen motor de explosión son de un nivel más alto y no son recomendables para los pequeños.

En el caso de los eléctricos, es mejor que el vehículo vaya a funcionar con baterías recargables y en el caso de adquirir baterías de repuesto, que es la opción perfecta. Los de batería son algo más caros.

Hay que saber que si funciona con pilas, se pueden adquirir pilas recargables para evitar el tener que estar comprando pilas cada cierto tiempo. El caso es que el rendimiento de las pilas que son recargables es algo menor que el de las pilas comunes, pese a que en muchos juguetes no se notará.

El mando a distancia lo normal es que se alimente con pilas y su consumo suele ser reducido, por lo que no hay que alimentar con mucha frecuencia.

Edad mínima para jugar con coches teledirigidos

No existe una edad en la que se pueda saber con exactitud si al niño le gustará esta clase de juguetes. Para los que son de muy corta edad, lo mejor es optar por los juguetes manuales, ya que los de radiocontrol solo les llamarán la atención al principio y no van a jugar demasiado con ellos.

Ayuda a que se frustren bastante al no tener la necesaria paciencia para aprender a poder controlar el juguete. Suelen disfrutarlos más con más de 6 o 7 años.

Los tamaños más habituales en coches RC son:

  • Escala 1:18 – Suelen medir este tipo de coches de unos 25cm
  • Escala 1:10 – Suelen ser los más comunes dentro del mundo RC para aficionados. Miden por lo tanto unos 40cm
  • Escala 1:8 – Acostumbran a ser vehículos de gamas medias / altas, cercanos al mundo de la competición

Gamas

Los vehículos de radiocontrol de calidad buena, son bastante caros. Si vamos a coches que estén a un precio inferior a los 100/200 euros, hablamos de unos juguetes que son de gama baja. Tenemos que tener en cuenta que para un niño de corta edad no va a valer la pena el que vayamos a gamas más elevadas.

Por lo general, la calidad de los materiales y de la construcción está bastante relacionada con el precio. Cuando el precio es más reducido, suele decir que los componentes son más de plástico, caso de las baterías que tienen una mayor calidad.

En el caso de la resistencia de los vehículos, todo va a depender de los materiales, en especial del uso y de la suerte, pudiendo resistir golpes importantes y vueltas de campana sin que se sufran daños y en ocasiones un golpe que se produzca con la rueda va a poder la transmisión o el sistema de amortiguación. Recordemos que agua y polvo son enemigos de engranajes y motores.

Otro de los puntos débiles como nos dicen los expertos del radiocontrol que son modeltronic.es, son las baterías, pues llegan a sufrir unos ciclos de descarga importante, que suelen agotar por lo general la carga, por lo que es normal que se vaya reduciendo de forma progresiva la capacidad máxima o se estropeen cuando ya tengan una serie de ciclos de carga y descarga. Muchas veces se pueden encontrar las baterías de repuesto.

Una vez dicho todo esto, seguro que ya tienes un poco más claro que clase de vehículo de radiocontrol puede convenirte más, en especial para los pequeños, que suelen llevarse un buen porcentaje de los coches de radiocontrol. Lo mejor es comprar lo que necesitemos y no pasarnos, ni por exceso ni por defecto.

Deja una respuesta