Comprar un coche propio o pedir un taxi: ¿qué es más rentable?

Comprar un coche propio o pedir un taxi: ¿qué es más rentable?

Ahorrar en gastos es el objetivo principal de cualquier persona con poder adquisitivo medio. Nos pasamos la vida pensando como mantener a raya la factura del gas, usamos el agua a cuenta gotas, en fin, tenemos nuestro presupuesto muy medido. Esto mismo pasa cuando de nuestro medio de transporte se trata, pues ante la posibilidad de adquirir un coche propio, lo primero que hacemos es medir cuanto cuesta el gusto de andar en cuatro ruedas.

Por eso, en este artículo te ayudamos a  analizar si sería mejor adquirir un coche o usar taxis en lugar de un vehículo propio

Ventajas que escapan a lo económico

Por supuesto, no se puede negar que un coche propio tiene unas ventajas que difícilmente se pueden encontrar en otras opciones. Está claro que tener el coche aparcado debajo de casa es más práctico que tener que buscar un taxi o ir hasta una agencia de alquiler de vehículos. ventajas que se incrementan si tienes que trasladarte con niños o mascotas.

Además, no se puede hacer la vista gorda a la autonomía y comodidad que proporciona un vehículo o incluso el propio placer de conducir, además de la libertad que nos otorga tener a nuestra disposición un medio que nos permite tomar el volante de nuestras vidas y dirigirnos más allá de los límites en viajes hacia nuevos destinos lejos de casa.

No obstante, el factor económico suele tener un gran peso sobre nuestra decisión de adquirir o no el coche. Por esto, debes saber que tener coche conlleva los siguientes gastos:

  • Adquisición de vehículo y amortización. Si optamos por un coche de 16000 euros que nos dure 10 años, estaríamos hablando de un gasto de 1600 euros anuales.
  • Seguro. Un seguro económico representa 600 euros anuales, que son 50 euros mensuales
  • Mantenimiento y combustible ( aceites, filtros, etc..). 10000 km. consumo medio 5,5 litros /100 km 550 l x 1,30 eu/l = 750 euros + 300 eur.mante. 1050 euros anuales
  • Para moverse por el centro. Otros 200 euros en parking y otros.
  • 100 euros mensuales, 1200 anuales

Así nos da un total de gastos en coche en plan barato de unos 4.650 euros

Así, por el contrario, si tomamos como el importe mínimo de un taxi a 6 euros de media, podrás coger más de 600 taxis al año y los fines de semana, que desee viajar, podrá alquilar un coche para 5 personas o una monovolumen, si tu familia lo requiere, por costos también bastante económicos.

En este sentido, pongamos, por ejemplo, que únicamente utilizamos el taxi para ir del trabajo a casa y de casa al trabajo, y de forma esporádica para otros desplazamientos. A un coste aproximado de diez euros por desplazamiento, gastaremos unos veinte euros los días laborales que, multiplicados por 200 días laborables al año, nos darán un total de 4.000 euros en gastos de taxis. Si a ello le sumamos otros 150 euros de gastos esporádicos de taxis, tendremos en total unos 4.150 euros de taxi al año.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que el gasto en taxis será de 83.000 euros en los veinte años de vigencia del vehículo, cifra sensiblemente superior a la que podemos calcular en el caso del uso del coche.

Además, también tenemos en contra el factor devaluación. Esta pérdida es mayor (en valor absoluto) si el coche es nuevo y si es de una gama alta. Así, la implicación económica del fenómeno de depreciación es que no compensa tener un vehículo propio si no se hacen muchos kilómetros al año.

Argumentos a favor del taxi

No solo el factor economía señala al taxi como una opción muy rentable, sino también el factor ahorro. Y es que al saber que tenemos que invertir en cada viaje que hagamos, nos hará replantearnos nuestras salidas, siendo más selectivos y no invitará a buscar otros medios de transporte, como los públicos, o incluso el ir a pie o en bicicleta si nuestro destino nos queda  cerca. Incluso, podemos apostar a que siempre habrá otra persona que esté dispuesta a llevarnos al trabajo. Implicando esto, una disminución del gasto, alternando el uso de otros transportes colectivos más baratos, con el taxi.

Otro importante factor, a la hora de utilizar el taxi, es que desaparecerá el estrés causado por el por tráfico o por buscar aparcamiento.

También, entre los argumentos a favor del taxi es que en muchos casos no supone las mismas complicaciones que las de un coche propio. La agencia de Taxis Santa Pola, nos comenta cuales son:

  • Por un lado, están los gastos imprevistos y la depreciación del vehículo. Y es que tenemos que pensar que, a lo largo de los próximos veinte años tendremos tanto que cambiar algún elemento averiado del vehículo como pasar la revisión más periódicamente a medida que se vaya desgastando el coche. Gastos que aumentarán el coste final del vehículo.
  • Por otro lado, este coste se calcula bajo el supuesto de un utilitario de gama baja. Si nuestro conductor adquiriese un vehículo más caro cuyo gasto en mantenimiento o gasto en combustible fuese mayor, el coste final aumentaría en la cuantía correspondiente.

En conclusión, la decisión de tomar o no un taxi depende en última instancia del uso que vayamos a hacer del coche. Si la única razón para desplazarnos es ir de casa al trabajo y del trabajo a casa puede que, a lo largo de los años, compense utilizar un taxi. En cualquier otro caso, el coche será nuestro mejor aliado.

Los números los tendremos que hacer nosotros tomando en cuenta nuestra situación en  particular y nuestro presupuesto.

 

Deja una respuesta