Cómo conseguir el trabajo de tus sueños

Cómo conseguir el trabajo de tus sueños

Buscar empleo puede ser una carrera estresante y frustrante. El efecto abrumador puede acentuarse a medida que somos más mayores o somos demasiado jóvenes y sin experiencia.

Sin embargo, no todo está perdido, ya que con una dosis de ambición, trabajo duro y constancia, podrás obtener el trabajo que deseas.

Siempre tenemos un trabajo ideal en mente. Desde pequeños, los adultos nos preguntaron ¿qué quieres ser de mayor?, y siempre soñábamos con un empleo estimulante y que nos encantaba.

Desde bombero o policía, pasando por médico o astronauta por los oficios más deseados por los niños, hasta otros más dispares como veterinario, físico, repostero, escritor, inventor, jardinero o restaurador, entre otros cientos.

Puedes que seas muy joven y no tengas la experiencia requerida, o seas ya muy mayor (en torno a los 45-50 que ya cuesta obtener un buen empleo), y no tengas los estudios necesarios o siempre has tenido trabajos poco estimulantes…has de saber que nunca es tarde.

Eso sí, hay que ponerse ya manos a la obra, no empieces mañana, empieza hoy.

Lograr un buen trabajo o el trabajo de tus sueños, es un proceso que debe comenzar hoy mismo, sea cual sea tu condición: persona con estudios o sin ellos, que lleva años trabajando en uno o varios sectores, o nunca ha trabajado, persona muy joven o a punto de jubilarse, madre que se reincorpora al mundo laboral tras muchos años de paro por cuidar de sus hijos, persona que ha pasado una grave enfermedad, etc.

Para ello, deberás seguir estos consejos. No se puede indicar el tiempo exacto que tardarás hasta lograr tu trabajo soñado, pero si eres constante y tenaz, menos tiempo te llevará llegar a tu meta, independientemente de tu condición.

Identifica lo que realmente quieres hacer y que sea realista

Puede que te ronde por la cabeza dos o más oficios que te son atractivos o que soñabas de pequeño. Analiza bien cada uno de estos oficios y haz una lista de cada uno con sus pros y sus contras. Valora, por ejemplo, que si deseabas ser bombero y ya tienes casi 60 años, va a ser un objetivo casi imposible de lograr. En este caso, deberías considerar otra opción.

Si, por ejemplo, has sido enfermera muchos años y siempre has deseado llegar a ser médico o matrona, considera que tienes mucho camino hecho, y llegar a la meta será mucho más sencillo.

Créate una meta real y anota cual es el camino para llegar a ella.

Fórmate

Si no tienes los estudios necesarios para llegar a tu trabajo deseado, debes formarte para ello.

Puede que tengas que empezar de cero, ya que sólo tienes estudios primarios o estudiaste en su día otra rama.

Analiza y consulta cuál es la vía para acceder a estos estudios. Considera examinarte para el acceso a la universidad para mayores de 25 o 40 años, ya que facilita mucho el proceso. Consulta con un asesor especializado o en una academia y establece tu camino.

Comienza a ser voluntario o becario

Mientras estudias, puedes ir adquiriendo experiencia en el oficio mediante el voluntariado o realizando becas de prácticas en alguna empresa asociada a la universidad o centro de estudios.

Estas prácticas forman de manera muy efectiva al estudiante, ya que hace que éste ya esté en el puesto de trabajo y de primera mano ya sepa realizar la teoría que le están enseñando en las clases.

De esta forma, el empleador también puede examinar y analizar al estudiante, pudiendo incluso contratarle una vez finalizado sus estudios, o incluso antes de que tenga su titulación, si el estudiante es muy válido.

De la misma forma, presentarse como voluntario hacer que el empleador no tenga que formalizar una cooperación, a la vez que el estudiante adquiere experiencia del oficio.

Si necesitas trabajar porque tienes familia a cargo o ya tienes deudas, considera si en tu trabajo actual puedes teletrabajar o hacer media jornada para compatibilizar tu tiempo con tus estudios. Será un período de sacrificios, pero valdrá la pena.

Conoce tu propio valor

Debes saber venderte. Haz una lista de todas tus cualidades y habilidades, y en que destacas frente a otras personas.

Por ejemplo, has trabajado en una hamburguesería mientras realizabas tus estudios para mejorar tu vida laboral. En ese puesto, conociste a grandes compañeros de trabajo, cada uno con sus aspiraciones propias y sus habilidades individuales. Uno de esos compañeros era un crack haciendo hamburguesas, rápido y ofreciendo calidad. Pero tú eras un excelente cajero, que daba atención al cliente, le asesoraba sobre que hamburguesa elegir en base a sus gustos, y le daba el cambio con amabilidad y educación. Tanto tú como tu compañero erais dos pilares muy importantes en el funcionamiento del negocio de las hamburguesas, y eso os lo recordaba tanto el encargado como el gerente.

Estas habilidades, aunque fueron adquiridas en un puesto que no deseabas y era temporal, fueron también descubiertas por ti mismo, y por eso deben ser destacadas tanto en tu currículum vitae, como cuando haces una entrevista de trabajo.

Debes conocer al máximo tu propio valor, y saber qué podrías ofrecer a la nueva empresa. Este conocimiento hará que el empleador sienta que eres vital para el buen funcionamiento de su negocio, por lo que la contratación podría ser ya un hecho.

Crea un currículum perfecto

Según los profesionales de Kairos, los empleadores, gerentes y dueños que buscan a un candidato para el puesto de empleo que ofrecen para sus empresas, éstos tardan de promedio unos seis segundos en revisar el currículum de un candidato para dar una decisión final.

Es por eso que es vital la redacción correcta de un currículum vitae. En seis segundos, debe convencer a un contratador para que te pueda llamar para una entrevista.

Resalta los estudios y experiencia profesional en títulos claros y concisos, y luego con letra más pequeña y suave, ya explicas las funciones que hacías en esos puntos.

Después, resalta los idiomas que dominas, los programas de informática, y por ultimo tus habilidades especiales.

Enfatiza tus habilidades en tu CV

Según un estudio reciente realizado por American Express, el 61 por ciento de los gerentes encuestados señalaron que las habilidades que más tenían en cuenta a la hora de contratar a un candidato, eran:

  • el liderazgo,
  • el trabajo en equipo,
  • la resolución de problemas
  • las habilidades de pensamiento analítico
  • y las habilidades de comunicación.

Si dispones alguna o algunas de ellas, resáltalas en tu currículum y vuelve a indicarlas si te entrevistan.

Concéntrate en las necesidades del empleador

Realiza búsquedas de empleo en la web y encuentra alguna oferta de empleo que se asemeje o sea como tu empleo soñado. En cada una de las ofertas, el empleador destaca las necesidades y requerimientos que desea de un candidato, no sólo de sus estudios o idiomas que debe dominar, sino en las habilidades o funciones.

Toma nota de varios de estos datos de diversas ofertas de trabajo similares.

Si dispones de lo que requieren, perfecto. Si te falla algún detalle, debes perfilarlo o formarlo. Intenta ser el candidato perfecto.

Crea una carta de presentación personalizada a cada oferta de trabajo

No puedes enviar la misma carta de presentación a todas las empresas o a cada oferta de trabajo. Cada una establece unos requerimientos y habilidades especiales para optar al puesto de empleo, por lo que cada carta de presentación deberá ser redactada específicamente a cada una de ellos.

Resalta estas habilidades especificas requeridas en la oferta de empleo en tu carta de presentación, de manera que sea un escrito claro y corto, pero que explique al contratador por qué tú eres el candidato perfecto para ese puesto, y no otro.

Invierte más tiempo en la búsqueda de empleo

Una vez titulado/a, es hora de hacer énfasis en tu búsqueda de empleo. Si la titulación ya la tenías, igualmente debes dedicar tu tiempo a buscar tu empleo bueno.

Realiza una lista de las empresas donde te gustaría trabajar en función del sector deseado. Empieza por las que se encuentran cerca de tu vivienda para luego abrir la zona geográfica. Si cambiar de residencia no es un impedimento, crea tu lista a partir de las empresas más relevantes de tu sector.

Analiza todas las vías y recursos disponibles a tu alcance para conseguir el deseado empleo: oposiciones, ayuntamientos, cámaras de comercio, aplicaciones y webs de búsqueda de empleo, LinkedIn y otras redes sociales de contactos con profesionales, echando currículum presencialmente directamente en las oficinas o locales de las empresas que desearías trabajar, preguntando a conocidos que trabajan allí o conocen a alguien, etc.

Con los pasos correctos y en función de tu situación actual, llevar el camino correcto hacia tus sueños es posible. Pide ayuda si es necesario tanto para plantearte este camino, como para recorrerlo sin salirse de él, y llegar hasta la meta.

Es más, tener a alguien a tu lado impedirá que te desvíes o te pares, sobre todo si es un profesional de tu campo con experiencia.

¡Mucho ánimo!

Deja una respuesta