Nuevas tecnología para conseguir una mirada nueva

Nuevas tecnología para conseguir una mirada nueva

Cada vez son más las personas que se someten a una operación de estética, que tratan de rejuvenecer algunas partes del cuerpo que, el tiempo, ha empezado a estropear. La mirada, los ojos, dicen mucho de una persona, de lo que ha vivido, de lo que ha pasado. Los años pasan para todos, pero sin duda, es en los ojos donde más se nota el paso del tiempo. Los párpados se caen y aparecen bolsas que afean la mirada y avejentan el rostro. Pero hoy, gracias a las nuevas tecnologías, es posible rejuvenecer la mirada, recuperar la belleza natural del rostro. ¿Sabes qué es la blefaroplastia? En este articulo te vamos a hablar de este novedoso tratamiento que hará que vuelvas a sentirte joven y guapa. ¡Empezamos!

Qué es la blefaroplastia

La blefaroplastia es la cirugía estética de los párpados con el objeto de rejuvenecer la mirada aportando un efecto natural, que no provoca cambios drásticos en la imagen ni deja cicatrices a la vista. En Estética Ocular son expertos en Blefaroplastia en Tenerife y Las Palmas y ponen a disposición de sus clientes a todo su equipo de especialistas. La Dra. Cecilia Rodríguez Luna es médica oftalmóloga y cirujana oculoplástica, especialista en cirugía estética de ojos, cirugía reconstructiva de párpados, vías lagrimales y órbita…. A día de hoy, su consulta está ubicada en el Hospital Perpetuo Socorro y es la médica responsable de la nueva Unidad de Párpados y Ojeras de la Clínica Ivalia Dermis.

Las causas de la caída de los párpados y las bolsas

Irremediablemente, el paso del tiempo va dejando su huella en tu piel y antes o después, tus párpados caerán y de repente aparecerán las horribles bolsas. La piel que rodea los ojos va perdiendo elasticidad, los músculos se debilitan y la grasa se mueve y esa relajación de la piel y los músculos del párpado, y la grasa acumulada en los ojos da una apariencia de fatiga al rostro, y su aspecto, es como si fueran más pequeños. Aporta una mirada triste a la cara.

Por otro lado, la caída del párpado y las bolsas, pueden afectar negativamente a la visión. Algunas personas tienen dificultades para ver bien y la blefaroplastia se constituye, por tanto, como la mejor solución para arreglar tanto los problemas de visión como los estéticos.

¿En qué consiste la operación?

La blefaroplastia es una cirugía muy segura y sencilla que se realiza sobre los párpados superiores, inferiores y se puede combinar con otros procedimientos como cirugía de ptosis palpebral o lifting de cejas. No supone ningún riesgo para la salud y además, no quedan cicatrices.

Si hablamos de los párpados superiores, de lo que se trata es de despejar la mirada. El exceso de piel se elimina y la tensión natural del músculo se regenera a través de una microincisión en el pliegue palpebral, y de esta forma, las cicatrices apenas se verán. ¿Ves qué fácil?

Si se trata de los párpados inferiores la operación se hace para eliminar bolsas y recuperar la tensión del párpado.

Si el paciente no tienen mucha piel alrededor del ojo y su pliegue palpebral se encuentra en buenas condicione, entonces, la cirugía se efectúa a través de la vía transconjuntival. La cicatriz tampoco será visible en ese caso.

Cuando se trata de pacientes con mucha laxitud palpebral y mucha piel alrdedor del ojo, la operación se hace por medio de una incisión por debajo de la línea de las pestañas y se combina con el tensado palpebral para la parte externa del ojo no adquiera una forma redondeada.

Para la cirugía se utiliza anestesia local, que se puede combinar con una sedación, de forma que el paciente está despierto pero relajado y no sentirá ningún tipo de dolor. Si se trata del párpado de arriba, la operación dura unos 40 minutos, y 60 minutos si se trata del de abajo. Si se operan los dos, el proceso será algo más largo.

El post-operatorio, no tiene mayor problema, pudiendo ser normal presentar hematomas durante la primera semana, y durante los primeros días es recomendable evitar el esfuerzo físico a fin de evitar posibles sangrados.

Y tú, ¿cómo tienes los ojos?

Deja un comentario