¿Qué aspectos debemos cuidar para aumentar la seguridad de nuestro negocio?

¿Qué aspectos debemos cuidar para aumentar la seguridad de nuestro negocio?

El número de hurtos y robos en España han superado los 180.000, según cifras recogidas durante el primer trimestre de 2020 por el Balance de Criminalidad del Ministerio del Interior, corroborando que la delincuencia sigue siendo un problema para muchas empresas del país.

Mientras más medidas de seguridad tomamos, los ladrones se las ingenian cada día más para idear nuevas maneras de irrumpir en los establecimientos. Por eso, la protección de nuestro local debe ser una preocupación principal, de forma que consigamos mantener a los ladrones lejos de nuestra empresa y protejamos a las personas que intervienen dentro de ella (equipo de trabajo, clientes, etc.).

Para lograrlo, podemos recurrir al asesoramiento de un especialista que estudie nuestras necesidades y las posibles opciones, ya que a veces, podemos descuidar algún aspecto de la seguridad.

Lo primero es aceptar que cualquier pequeña y mediana empresa está expuesta a sufrir un incidente relacionado con la seguridad, y que no estamos exentos de tener que cuidar los aspectos que intervienen en la misma.

Incluso, hoy en día se suma otro aspecto en cuanto a la seguridad, que es el COVID-19; debido al cual muchos negocios se han visto obligados a cerrar, han tenido que optar por el teletrabajo o han decidido abrir en un horario reducido.

Asimismo, estas condiciones nos sitúan en un escenario más vulnerable y han puesto de manifiesto la necesidad de tomar una serie de medidas que nos permitan mantener a salvo nuestra empresa.

Si quieres comenzar a tomar medidas al respecto, FGL Sistemas de Control nos da algunas claves para aumentar la seguridad de nuestro negocio. Sigue leyendo.

  1. Aumenta la visibilidad

Si tu negocio está a pie de calle debes evitar tener el escaparate lleno de elementos adhesivos de publicidad que impidan ver lo que ocurre en el exterior. También resulta conveniente tener una buena iluminación, tanto dentro como fuera del local, especialmente en las épocas del año en las que el cierre del mismo se produzca una vez entrada la noche.

  1. Refuerza los accesos exteriores

Es obvio, pero no está de más recordarlo: es necesario instalar medidas de seguridad en cualquier acceso al local:

  • Los escaparates deben estar armados, a ser posible, con cristales reforzados y pivotes antialunizajes.
  • La puerta de entrada debe contar con marcos reforzados y cerraduras antirrobo. Además, es conveniente instalar un cierre de seguridad con un enrejado que sea difícil de cortar o manipular.
  • En las ventanas y otros elementos de acceso, como los tragaluces, es recomendable instalar rejas antipalanca y detectores de movimiento que nos avisen de cualquier intento de entrada.
  • Instalar un detector perimetral para proteger las zonas exteriores es una excelente idea para evitar robos, en especial, cuando no estamos en el local. Para esto, existen sistemas de seguridad avanzados, que se tratan de dispositivos inalámbricos que incorporan una cámara a color con flash integrado, la cual toma una ráfaga de imágenes cuando localiza una presencia no autorizada fuera del inmueble.
  • Dentro del local, las vitrinas y expositores deben permanecer cerrados con llave, y reforzar tabiques, techos y suelos en sus puntos más débiles para impedir butrones.
  1. Videovigilancia

Además de disponer de un sistema de control de apertura de las puertas de entrada al local, es imprescindible que se instale un sistema de videovigilancia interno para controlar lo que pasa dentro de las instalaciones, en especial, si se trabaja de cara al público.

Algunas de estas cámaras de videovigilancia pueden ser visibles para que además tengan un efecto disuasorio, mientras que otras deben permanecer ocultas a la vista del público y estar orientadas a la grabación y vigilancia de lo que ocurre en el interior del establecimiento.

  1. Alarmas

Una de las medidas de seguridad más utilizadas en los negocios son las alarmas. Estas se tratan de alarmas sonoras conectadas a una central receptora que da soporte según un plan de seguridad acordado previamente.

Las alarmas más avanzadas del mercado cuentan con un sistema  capaz de generar una situación de cero visibilidad mediante un humo denso que llena el local en cuestión de segundos, haciendo que el intruso no pueda ver nada. También existen otros modelos que incluyen un pulsador SOS Antiatraco que permite solicitar ayuda a la central receptora en cualquier momento y ante cualquier emergencia.

En estos casos, se debe complementar la prevención de robos con carteles que indiquen claramente que el local cuenta con un sistema alarma.

  1. Contar con un seguro de amplia cobertura

En vista del alto riesgo que existe de poder sufrir incidentes relacionados con la seguridad, es muy importante que todos los negocios cuenten con un seguro de amplia cobertura como garantía de protección.

Para elegir un buen seguro es importante investigar las diferentes opciones que existen en el mercado y comparar, hasta elegir aquel que mejor se ajuste a las necesidades del negocio, teniendo en cuenta las coberturas y el coste.

  1. Asesoramiento jurídico especializado

Asimismo, los negocios deben contar con un asesoramiento jurídico de confianza que les ofrezca protección en el plano legal, especialmente en cuestiones como protección de datos, recuperación de deudas, seguridad social, y otros aspectos laborales, fiscales o mercantiles.

Lo más recomendable sería elegir una asesoría jurídica especializada en el ámbito de nuestra actividad que nos proporcione ayuda especializada en todas las situaciones que puedan presentarse y que requieran de su intervención.

  1. Protección adecuada contra incendios

La única protección que debemos cuidar no solo es la que nos protegerá de un robo, también suceden otros incidentes que pongan en peligro nuestro negocio como, por ejemplo, un incendio.

Este tipo de siniestros acaban no solo con las instalaciones, sino que también pueden causar el cierre del negocio y, en el peor de los casos, la pérdida de vidas humanas. Así que para evitar sus devastadoras consecuencias, lo mejor es tener equipos antiincendios correctamente instalados y mantenidos. Además que también será necesario instruir al personal en su uso.

Por ejemplo, existen alarmas contra incendios que se activan cuando sus detectores advierten de la presencia de humo. Estas alarmas se conectan con la central receptora encargada de avisar a los bomberos, personal sanitario o policía, permitiendo una intervención rápida y eficaz antes de que los daños sean irreversibles.

  1. La ayuda de especialistas

La protección del negocio debe estar siempre en manos de especialistas. Por ejemplo, si queremos contratar un sistema de vigilancia que incluya alarmas, es imprescindible que un especialista acuda al local para aconsejarnos sobre cuáles son las que más nos convienen y dónde deben estar situadas.

Del mismo modo, la compañía de seguros y la asesoría jurídica tienen que contar con especialistas en la actividad que desarrollamos, para que puedan asesorarnos sobre qué es lo que más nos conviene en función de las necesidades de nuestro negocio.

9.Mantenimiento

Aparte de todas las medidas que te hemos detallado anteriormente, para mantener nuestro negocio protegido en todo momento, también se deben hacer revisiones periódicas de los sistemas de seguridad que tengamos instalados en nuestra empresa, para asegurarnos de su correcto funcionamiento.

Ciberseguridad

Hoy en día, no solo es importante la seguridad física de nuestro negocio, sino también la ciberseguridad. Y es que no solo se trata de que este elemento ha cobrado vital importancia en cualquier empresa, sino que también parece que últimamente los ciberataques están a la orden del día.

Por esto, activar mecanismos para estar prevenidos puede ayudar a defender tu negocio de posibles vulnerabilidades. Algunos de estos son:

  • Implementar las mejores prácticas y estándares: En lugar de confiar únicamente en el cumplimiento o las certificaciones que se posee, lo más recomendable es adaptar las mejores prácticas de seguridad de acuerdo a las necesidades específicas de cada empresa.
  • Involucrar a todo el equipo: El personal de todas las áreas debe estar en las conversaciones sobre ciberseguridad y gestión de riesgos para conocer los riesgos a los que se expone la empresa. Conjuntamente deben elaborarse políticas para el conjunto de la empresa que garanticen que todos conocen los elementos de acción relacionados con la mitigación de los riesgos de ciberseguridad; y que los roles de cada empleado estén muy bien delimitados y claramente entendido por todos para garantizar el perfecto funcionamiento del sistema.
  • Tener un proceso estándar: Algunas empresas tienen a unos cuantos empleados con experiencia en áreas temáticas clave que pueden suponer un riesgo; sin embargo, lo más recomendable, en verdad, es disponer de un proceso estándar en el que capacitar al personal para llevar a cabo la gestión de incidentes y riesgos como una práctica empresarial más
  • El proceso debe ser medible: El proceso debe ser medible para que pueda resultar efectivo. Por ejemplo, es básico, es medir el tiempo de reacción ante un ataque, desde que se identifica, responde y corrige la vulnerabilidad; ya que si reducimos este tiempo, ayudará a mitigar los riesgos en toda la empresa.
  • Concienciar: Es fundamental concienciar sobre los peligros y la necesidad de proteger a la empresa de este tipo de ataques, de forma que todos trabajen en adoptar las precauciones y medidas necesarias.

Deja una respuesta