Requisitos legales para montar tu propio consultorio odontológico

Requisitos legales para montar tu propio consultorio odontológico

El sueño de cualquier profesional es independizarse y convertirse en su propio jefe, creando su propio negocio. Por ejemplo, en el caso de los especialistas en salud bucal, lo que buscan es crear su propio consultorio dental o algunos más ambiciosos, montar una clínica dental completa, aliándose a otros profesionales de la industria.

Si es tu caso que sientes que ha llegado el momento para hacerlo, y cuentas con el presupuesto y los recursos para comenzar a montar tu proyecto, debes saber que la base del éxito no solo radicará en tu talento y los recursos económico con los que cuentes, sino también en unas bases sólidas y muy bien pensadas y organizadas.

Uno de los factores que harán de tus cimientos unos bien solidos es poder cumplir con todos los requisitos legales que se te exigirán para que tu consultorio odontológico cumpla con todos los lineamientos del Estado para con ese tipo de establecimientos.

Si quieres enterarte de cuales esos son los pasos iniciales, incluyendo los requisito legales que se te pedirán, sigue leyendo, que hemos consultado con los expertos en la industria de Consejo de Dentistas y esto es lo que nos han compartido.

Primer paso: localización del consultorio

Lo primero es contar con el espacio físico para montar el consultorio, e igualmente es una de las decisiones más delicadas en todo el proceso, ya que este determinará ciertos factores de tu éxito  y tú primera inversión grande en materia.

Al querer montar tu propio consultorio odontológico, es importante que conozcas la legislación del municipio en el que se ubicará, la cual podrás conocer de primera fuente en la Vigilancia Sanitaria. Igualmente, también es importante consultar el manual de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de la región, especialmente la sección referente a los consultorios dentales.

En cuanto a la elección de la ubicación, todo dependerá del tipo de servicio que pretendas prestar y de quién será tu público objetivo. Por ejemplo, si quieres montar un consultorio muy exclusivo, con tratamientos de ultima tecnología, o que trata casos más complejos (y costosos) y que por lo tanto implicará precios elevados, debes saber que esto no será demasiado bien recibido en todos los barrios, siendo que en algunos podrías tener mayor población con acceso a tratamientos generales a bajos costos o que esté más interesado en descuentos y financiamientos para familias, público joven, etc. Así, por ejemplo, si quieres ofrecer servicios enfocados en familias completas, una buena elección sería un vecindario familiar, y así.

Segundo paso: adquiere los equipos necesarios

Una clínica dental no puede realizar sus funciones sin el equipamiento necesario entre maquinaria y herramientas para el cuidado y tratamiento de la salud bucal.

Lo primero es adquirir aquellos que sean esenciales, pero nunca está de más hacer una investigación de maquinaría extra que según la especialización de tu consultorio pueda dar un valor extra a tu negocio.

Por ejemplo, el primer quipo que debes adquirir es el llamado kit dental, que no es más que el conjunto de herramientas que el profesional necesita para realizar cualquier servicio, y que incluye los siguiente:

  • Sillón odontológico
  • Pedal de comando
  • Mesa de equipo
  • Succionador
  • Reflector
  • Sillón estomatológico o sillón de dentista

Estos, no pueden dejar de ir acompañados de maquinaría menos básica pro igual de esencial; dispositivo de radiografía, dispositivo de profilaxis, fotoiniciador, máquina de fotopolimerización, compresor dental, bomba de vacío, sellador, kit de alta y baja rotación, bicarbonato jet/ultrasonidos y autoclave dental.

Además, que no puedes dejar por fueras amenidades como una televisión para la sala de espera, acceso a internet por Wifi, una dispensadora de café o té, etc.; y no olvidar los consumibles (ionómero de vidrio, resinas, pasta pulidora de resina, IRM, tiras de poliéster, entre otros), a los que no solemos tomar en cuenta dentro de presupuesto, pero es imposible funcionar sin ellos.

Tercer paso: Desarrollar un manual de rutinas y procedimientos

Se trata de un documento donde detallarás las actividades de tu consultorio y que debería contener lo siguiente:

  • Cómo se llevará a cabo la organización de los registros médicos y los recibos de los pacientes;
  • Protocolo de higiene de manos;
  • Protocolo para el uso de equipos de protección personal
  • Rutina de limpieza del consultorio, frecuencia y productos utilizados;
  • Pasos de esterilización, limpieza de instrumentos y envasado;
  • Mantenimiento preventivo de equipos;
  • Protocolo de accidentes con material biológico y primeros auxilios
  • Plan de Manejo de Residuos de Servicios de Salud (PGRSS);
  • Programa de control de plagas y vectores.

 

Cuarto paso. Contratar a una secretaria o asistente dental

Como se trata de un consultorio, por lo general serás tu solo el que ofrezca el servicio de salud bucal a todos tus clientes. No obstante, necesitarás un empleado más que te ayude con la gestión del consultorio, la organización de los clientes y asistencia a tu trabajo durante las consultas, por lo que necesitarás a una secretaria o asistente.

Aunque podrías creer que se trata de la misma figura, la verdad es que ambos trabajadores guardan su diferencia. Las secretarias y asistentes desempeñan roles diferentes en un consultorio odontológico. Las secretarias se encargan de las citas de los pacientes, confirme de las citas y de la parte financiera. Por su parte, los asistentes se centran en la atención directa en el tratamiento del paciente dentro de su consultorio. Así, puede tratarse de un asistente de instrumentación, cuidado, control de infecciones y salud bucal, y otras funciones como:

  • Separar los instrumentos que utilizará el dentista;
  • Instrumentar al dentista durante los procedimientos dentro de la consulta
  • Asegurarse de que el dentista tenga un acceso fácil y seguro a todos los instrumentos necesarios para el tratamiento que está realizando
  • Realizar la esterilización de los instrumentos utilizados en los procedimientos.

Por lo que debes decidir cual figura necesitas más, o si deberás contratarles a ambos.

Quinto paso: contratar un software de gestión

Hoy en día las industrias, cualquiera que su naturaleza, no pueden sobrevivir sin el uso de la tecnología. En el caso de los consultorios dentales, no solo se trata en la tecnología que se aplicará en los diferentes tratamientos ofertados, sino también en la que ayudará a desarrollar las diferentes funciones internas del mismo y la gestión de las actividades.

Aquí hablamos de los softwares de gestión. Esos programas que con su instalación podemos realizar, por medio de la digitalización y optimización, taras básicas del día a día de nuestro negocio.

Por ejemplo, el registro de citas, de primeras visitas, del historial del paciente, el registro de los diferentes exámenes que se haga para su caso, funciones de comunicación como la gestión de canales vía WhatsApp o SMS, medición de rendimiento y elaboración de informes acertados que nos permitan valorar nuestra realidad y desarrollar planes para la mejora de las áreas que lo necesiten.

Los requisitos legales

Así, por fin, hemos llegado al punto de los requisitos legales con los que debemos cumplir.

Lo primero será definir nuestra figura comercial, la cual en esta caso, es la de autónomo. Así que antes de comenzar a funcionar ante el público, es de suma importancia acercarse a la intendencia municipal de tu ciudad y darte de alta como tal, aportando los documentos correspondientes y pagando la tarifa que se pide.

Para lo mismo, es igual de importante registrarse en el INSS, obtener el permiso de funcionamiento del Departamento de Vigilancia Sanitaria y Bomberos, registrar el establecimiento con una empresa de recolección de residuos y, si se utiliza equipo de rayos X, obtener un informe radiométrico.

Así otros documentos de suma importancia que deberás gestionar son:

  • Licencia de actividad

Este en un documento que se debe tramitar al querer alquilar el local para el consultorio, y que sirve par comprobar la viabilidad urbanística, tanto de la actividad como del local.

Así, este papel depende de las características de cada consultorio y de los criterios de ordenación urbana de cada Ayuntamiento, pudiendo darse los siguientes dos casos:

  • Se obtiene como Actividad Inocua, ya que se considera que la clínica no conlleva ningún peligro o molestia para el entorno.
  • O como Actividad calificada. En este caso, sí se considera actividad molesta o peligrosa y requiere medidas sanitarias de seguridad y/o medioambientales.
  • Licencia de funcionamiento

También  necesitarás tener una autorización administrativa previa al funcionamiento del consultorio, la cual depende de cada Comunidad Autónoma y se renueva cada 5 años.

  • Licencia de Sanidad

La licencia de Sanidad o Solicitud de Autorización a Sanidad es fundamental para que la clínica dental pueda empezar a funcionar.

Te avisamos que se trata de un proceso bastante lento, por lo que te recomendamos de que sea el primer requisito que tramites, eso también asumiendo que todos los demás documentos saldrán si  ningún tipo de inconveniente y debes realizar el trámite en la Consejería de Sanidad.

Otra documentación importante para la apertura de una clínica dental es:

  • El alta en el colegio de odontología.
  • Un plan de prevención de riesgos laborales.
  • Un Plan de Vigilancia de la Salud y Certificados de Aptitud.
  • La inscripción en el Registro de Instalaciones de Radiodiagnóstico con fines médicos. En caso de que el consultorio posea este tipo de aparatología.

 

Deja una respuesta