Riesgos laborales: una situación de siempre, una solución de ahora

Riesgos laborales: una situación de siempre, una solución de ahora

La nueva sociedad, por suerte, obliga a que en todos los trabajos, las empresas estén obligadas a garantizar la seguridad de los trabajadores, que en otro tiempo tenían que sufrir verdaderas aventuras para conservar su vida o incluso para no padecer demasiadas lesiones que impidieran perder facilidades físicas imprescindibles para hacer de la vida algo mucho más sencillo, más cómodo. En definitiva, mejor. Un derecho al que, por cierto, tenemos o deberíamos tener acceso todos y cada uno de nosotros.

Pero, como decíamos, la seguridad en el trabajo es un asunto en el que todos los estamentos de la sociedad (políticos, empresas, los propios trabajadores…) se han puesto el mono de trabajo. Desde hace varias décadas se vienen promulgando bastantes leyes, reglamentos y normativas que regulan todo lo relacionado con la seguridad en el trabajo y que están haciendo posible que hoy en día se salven más vidas que nunca en lo relativo al trabajo.

Y es que por fin nos hemos dado cuenta de la necesidad de proteger a una persona durante la realización y desarrollo de su jornada laboral. En primer lugar, porque hemos comenzado a valorar más la vida de los seres humanos. Y en segunda instancia, aunque menos importante, porque garantizar la seguridad en el trabajo es uno de los parámetros que, hoy en día, más ayudan a hacer posible que haya una eficiencia y eficacia en el trabajo, tal y como garantiza un artículo del diario El Economista.

La mayor exigencia del mercado actual no es otra que la de hacer que todo aquel que dedica su vida a uno de sus sectores lo haga sin poner en riesgo su integridad física. Con el paso de los años han sido cada vez más las organizaciones que han velado por todos aquellos que trabajan para ellas. Es la conclusión de un estudio que ha realizado Workprotec, una entidad que ha mantenido de manera constante una relación con este tipo de asuntos que tan importante se ha convertido hoy en día.

La cantidad de peligros a los que está expuesto un trabajador es muy grande y se da incluso cuando está trabajando en un entorno aparentemente tranquilo como lo es el de una oficina. Ya sea en una de estas o en un entorno como el que presentan las naves industriales, el peligro de sufrir algún problema está ahí y hay que saber cómo actuar para que evitar que se convierta en una realidad. Esto no siempre es fácil. Hay mucha desinformación en el entorno laboral a pesar de que, como se ha apuntado anteriormente, hemos conseguido mejorar en muchísimos aspectos en los últimos años.

Problemas como la lumbalgia, de primera entidad

Cuando hablamos de peligros en el trabajo no lo hacemos solo en el sentido de que cualquiera de las herramientas o defectos de las instalaciones pueda ocasionar la muerte. También hay que tener presente que cualquier dolor físico puede ser de la partida si no cuidamos del entorno de trabajo como es debido o no tenemos las herramientas de trabajo adecuadas. La lumbalgia es, según el diario ABC, la enfermedad más incapacitante de España, haciendo que más del 11% de la población se dé de baja por su culpa y que sean hasta 17 días los necesarios para sobreponerse a ella.

Como la lumbalgia hay muchos problemas. Unos más dolorosos, otros menos y otros, simplemente, que conducen a la muerte. Una caída, un resbalón, una mala pisada… son suficientes para que una persona quede marcada de por vida. Y eso no es justo. La sociedad debe poner los medios para evitar que se produzcan este tipo de problemas y por suerte así ha sido en los últimos tiempos a pesar de que todavía queda mucho camino por andar en materia de seguridad y prevención de riesgos laborales.

Siguen siendo muchas personas las que desarrollan todo tipo de problemas merced a su trabajo y es por ello por lo que la lucha contra la exposición y el peligro en el trabajo no debe tener fin. Hemos dado un paso al frente en esa materia y es necesario seguir caminando todos juntos por este sendero para tratar de hacer que, en este mercado global en el que ya llevamos algunos años viviendo, desaparezca todo tipo de peligro laboral. Han sido muchas vidas las que se han perdido y otras muchas otras las que han cambiando por completo por causa de un accidente laboral. Ya está bien. Ha sido demasiado. Es momento de revertir la situación.

 

Deja un comentario