Viajar, el mejor arma para hacer equipo

Viajar, el mejor arma para hacer equipo

¿Qué elementos juegan un papel de cierta importancia a la hora de hacer que una empresa funcione como se supone que debería funcionar? Esa es una pregunta que se hacen todas y cada una de las personas que tienen un negocio en el mundo. Buscan técnicas, estrategias y maneras de actuar que se adecúen a los objetivos que están marcados dentro de la entidad y que hagan posible que existan mayores posibilidades para conseguirlos. Del correcto funcionamiento de todas estas estrategias depende, en gran medida, las posibilidades que tienen las diferentes entidades de ver aumentados sus ingresos y también su reconocimiento dentro de la sociedad.

Encontrar la técnica adecuada es algo que no es fácil. No existe una regla predeterminada porque que esa técnica funcione o no depende de un gran abanico de cosas, un abanico que comprende a todas y cada una de las características de todas las personas que componen la entidad. En la sociedad en la que vivimos se han desarrollado diferentes programas para aumentar el rendimiento entre los compañeros de trabajo y una de las cosas que han quedado claras es que ser un equipo es de una importancia capital.

En efecto, que todos los componentes de una empresa se sientan piezas del mismo proceso y que tengan una actitud correcta y amigable con los que son sus compañeros de trabajo es fundamental. Pero, como ocurre siempre, existen problemas que terminan haciendo que existan roces, malas miradas y mucha desconfianza. Son esas cosas las que hay que evitar a toda costa. Y son cuestiones que, sobre todo, se pueden evitar. ¿Cómo? Mediante la realización de diversas actividades que fomenten la convivencia entre unos y otros.

Un viaje es, por ejemplo, una opción de lo más apetecible para hacer equipo y convertir a toda la oficina en un súperequipo. Un análisis publicado en el portal web Ideas que Ayudan destacaba desde el mismo titular la importancia que tiene para el ser humano trabajar en equipo. En ese artículo se argumenta que los niveles de felicidad dependen de un modo proporcional de lo sólidas que sean las relaciones que se van construyendo. Y si tenemos a trabajadores felices, también tenemos a trabajadores eficientes.

Hacer equipo dentro de la oficina se ha convertido en uno de los asuntos que más valoran los directivos a la hora de “ponerle nota” al trabajo que desempeñan sus empleados. Quizá sea por ello por lo que han aumentado en los últimos años los números de desplazamientos realizados por compañeros de trabajo en España. Esa es, precisamente, la conclusión a la que han llegado desde Romer Playa, una entidad dedicada al alquiler de apartamentos en Denia. Y es que sus profesionales han visto cómo ese número de reservas hechas por gente de una misma compañía se han elevado durante los últimos veranos.

El mejor de los entornos

Denia es un entorno ideal para descansar y para realizar actividades que son muy distintas a las que nos dedicamos cada día en nuestra rutina habitual. Se trata de un destino que presenta un clima estupendo, unas playas ideales y un ambiente que es mucho más relajado que el de otros lugares como Benidorm o Torrevieja. Fueron casi 36.000 los visitantes nacionales que acudieron hasta esta localidad durante el año 2017, de los cuales más de 15.000 resultaron ser madrileños. Y es que, en su lucha por abandonar los ruidos de la ciudad, Denia es una opción más que adecuada.

Pero Denia es una localidad que también llama la atención del turista extranjero a pesar de que su visitante sea español en mayor medida. La localidad ha insuflado un aire nuevo especialmente a los franceses, que el año pasado acudieron en un número de 19.000 hasta sus playas, la mayoría de los cuales aprovecha el verano para acercarse hasta un entorno que ya ha considerado ideal. Si españoles y franceses hemos conseguido ponernos de acuerdo a este respecto, no cabe duda de que lo que se desprende de su elección sólo puede ser positivo.

Denia es un entorno ideal, pero no sólo para el verano. El invierno es mucho más templado que en el interior del país, y los veranos se puede combatir gracias al mar que baña su costa. Durante la primavera la localidad presenta una belleza y una agenda que están fuera de lo común. Merece la pena disfrutar de estas sensaciones al menos una vez en la vida. Si, además, nos ayuda a ganar confianza con personas con las que pasamos un gran número de horas a lo largo del día, mejor que mejor.

 

Deja un comentario